Seleccionar página

Hoy en día todo el mundo sabe que la robótica es el futuro . La muestra la tenemos en que cada vez es más frecuente que el trabajo realizado por uno o más operarios está siendo sustituido por máquinas. La clave a resolver es si es el momento adecuado para invertir en un sector del que se lleva hablando desde hace un tiempo con mucha fuerza.

Si lo que buscamos es invertir en acciones particulares, se me vienen a la cabezza algunos nombres propios como por ejemplo, Durr. Durr es una empresa centenaria alemana que se encuentra en los top 10 holdings del Magallanes European Equity, y la que Iván Martín puso como ejemplo en su conferencia anual. Desde comienzos de 2011 ha multiplicado por más de 7 veces su valor, eso teniendo en cuenta las caídas del año pasado a raíz de su exposición a China, su principal mercado y dónde sirve a fabricantes como Ford, Hyundai, o BMW.

La empresa aprovechó la aceleración de la industrialización China durante la pasada década y hoy por hoy el peso de este mercado es casi tres veces el del Aleman. Su producto principal son robots de aerografiado empleados en las cadenas de montaje de los fabricantes.

Además de la automoción, hay varios campos en los que podríamos ver fuertes aumentos del uso de los robots en los próximos años:

1- La impresión 3D: es un negocio muy sólido y de crecimiento. Sus ventas podrían alcanzar casi 15.000 millones de dólares en 2019 en aplicaciones como la salud, la arquitectura….

Entre las compañías en las que se pueden invertir destacan algunas como Stratassys o 3D Systems.

3D Systems Corporation y Stratasys Ltd.son líderes en el mercado de impresoras 3D. Y en el caso de 3D ha tenido un comienzo de año fabuloso.

Puede que una impresora 3D posiblemente no sea el tipo de empresa que nos pueda venir a la cabeza si pensamos en un robot, pero esto es por la relación que muchos establecemos al pensar en impresoras 3D en artefactos para hacer utensilios de cocina o pulseras de colores. La aplicación industrial de estas tecnologías puede llevar a la fabricación de prótesis médicas, piezas dentales, o turbinas para bombas hidráulicas. Todo ello inhouse para el comprador. Y todo esto ocurrirá mucho antes de lo que podemos pensar.

2- Sanidad: Las ventas de robots para este tipo de industria podrían alcanzar los 13.600 millones de dólares en 2018. Entre las compañías en las que se pueden invertir en esta industria destacan compañías como Titan Medical, Hansen Medical, Aethon, cybedyne o Intuitive Surgical.

3- Agricultura: En Winter Green Research consideran que este mercado podría alcanzar los 16.300 millones de dólares en 2020 con un aumento de alrededor de un 20% cada año.

En la actualidad ya se usan robots como drones para vigilar los campos, para recolectar, para ordeñar leche… y los usos podrían ser, incluso, mayores.

Entre las empresas que despuntan en este sentido destacan gigantes como John Deere, Kuka o Agrobot.

4- Drones: Algunos informes creen que el mercado de este tipo de robots podría alcanzar los 5.900 millones en 2020. Los usos que ya están dando a este tipo de drones son múltiples: seguridad, apagar fuegos, búsquedas, control de la contaminación….

Las compañías que podrían destacar en este sector serían la francesa Parrot, Northrop Grumman o DJI

5- Robots colaborativos: Suelen ser los que necesitan un operador para que funcionen y ya se usan en miles de aplicaciones como la sanitaria, o la industrial, por ejemplo.

Entre las empresas que destacan destacan algunas como Kuka, Universal Robots o ABB.

6- Consumo y oficinas: aquí las empresas que podrían destacar estarían centradas en el uso de limpieza, telepresencia, ocio y que el internet de las cosas van a promover que los robots formen parte de nuestro día a día.
En este segmento hay decenas de compañías entre las que destacarían algunas como Softbank o Samsun Electronics.

Gartner es una compañía cotizada en el NYSE especializada en analizar nuevas tecnologías. Ultimamente se han hecho extremadamente populares los gráficos en el que se ubican estas tecnologías en función de las expectativas puestas en su desarrollo. El proceso suele ser recurrente. Una nueva tecnología irrumpe en el mercado, después las expectativas se sobredimensionan, para colapsar al poco tiempo. Es entonces cuando en un proceso progresivo se recupera la confianza perdida en la tecnología y comienza a ser eficiente en términos económicos. Pues bien, en la última edición de la que tengo constancia son precisamente las impresoras 3D las que se encuentran más cerca del plateau de la productividad, y además a menos de dos años para su adoptación masiva. Fue precisamente mi compañero @eme1980 quien me comentó esta circunstancia hace unos meses. Yo no lo ví muy claro, pero desde el uno de enero ya ha subido un 100%.

A %d blogueros les gusta esto: