Seleccionar página

El MFS Meridian Global Total Return es un fondo mixto que invierte en torno a un 60% en renta variable global y un 40% en bonos con grado de inversión, que cuenta con el sello de consistentes Funds People. Está gestionado por Steven Gorham y Jonathan Sage, si bien no hay un gestor estrella, sino que se trata de un equipo, entre los que se encuentran por ejemplo Richard Hawkins y Robert Persons. La mayoría de los gestores tienen en torno a 20 años de experiencia en el sector. El fondo mantiene un sesgo conservador en relación con los fondos de su categoría. Este proteccionismo se evidencia en la apuesta por lo que consideran empresas globales de gran capitalización que ofrecen alta calidad y por la inversión predominante en deuda con grado de inversión. El segmento reservado al mercado de bonos se utiliza básicamente como una manera de mitigar la volatilidad de la renta variable y no con el fin de conseguir un alto cupón. Es por ese motivo por el que solo tienen bonos con grado de inversión, principalmente deuda soberana, y no high yield.

Los gestores de MFS IM se muestran convencidos de que mantener un enfoque 60/40 es el equilibrio perfecto entre acciones y bonos. En renta variable, el equipo sigue un estilo bottom up, concentrando sus inversiones en compañías de gran capitalización que considera infravaloradas. A la hora de buscar empresas de calidad, buscan valores con determinadas características: empresas sostenibles y duraderas en el tiempo, con elevados flujos de caja libre, balances fuertes y saneados y con un buen equipo directivo. La beta se mueve actualmente en torno al 0,9 con una volatilidad del 7%. En lo referente a la rama de renta fija, los gestores emplean un enfoque top down para la selección de países y divisas, si bien busca generar alpha a través de la selección de valores bottom-up. En estos momentos, la duración de la cartera en la pata de renta fija es de 7,7 años.

En la parte de renta variable, el objetivo del equipo gestor es obtener unos rendimientos superiores al MSCI World Index a lo largo del ciclo de mercado y con una menor volatilidad. Con respecto a la parte de renta fija, el objetivo es obtener una rentabilidad superior a la del Barclays Global Aggregate Bond Index, a la vez que se utiliza el activo como un reductor la volatilidad de la cartera en su totalidad. Desde lanzamiento en 1998, la clase A2USD ha obtenido una caída máxima del -30,11%, la cual se produjo en el periodo comprendido entre noviembre de 2007 y febrero de 2009. Son algo más de seis puntos menos de lo que cayó el índice de referencia en el mismo periodo (-36,40%).

El fondo puede utilizar derivados para cubrirse del riesgo o con el objetivo de obtener un rendimiento a través de ellos, pudiendo incrementar o reducir la exposición a un mercado, un segmento concreto o una compañía específica, así como para gestionar los tipos de interés, la exposición a la divisa, o como alternativa a una inversión directa. En la parte de renta variable no usan normalmente derivados con el fin de obtener rentabilidad. En la parte de renta fija, la estrategia puede utilizar ocasionalmente derivados para gestionar la posición de la cartera y su exposición al mercado. Con todo, el fondo no utiliza los derivados como una fuente principal para alcanzar los objetivos de inversión del mismo.

La parte de renta variable suele estar totalmente invertida, encontrándose normalmente los niveles de liquidez entre el 0% y el 5%. En la parte de renta fija, el nivel de liquidez es el resultado de las salidas y entradas de activos dentro del fondo. Sin embargo, pueden utilizar liquidez como una alternativa para obtener exposición en la curva de rendimientos en la parte de renta fija del fondo. “Por ejemplo, en un periodo donde hay un incremento de los tipos a corto plazo y, a su vez, hay unos tipos a largo plazo relativamente estables, podrían utilizar la estrategia “barbell”, consistente en tener parte en liquidez así como bonos de larga duración. “En ocasiones, hemos tenido el 20% del total de renta fija en la cartera en liquidez y en instrumentos de corta duración, lo que supuso que hasta el 8% del total de activos del fondo fueron alocados en liquidez como una estrategia de gestión dentro de la parte de renta fija”, explican sus responsables.

En los últimos cinco años, el fondo ha generado una rentabilidad anualizada del 11,5%, frente al 7,2% de la media de su categoría, lo que le ha permitido situarse en el primer percentil.

A %d blogueros les gusta esto: