Seleccionar página

La importancia de la banca digital es cada vez mayor por diversos motivos entre los que destacan su sencillez, ahorro de tiempo, eficacia, etc.

Así lo demuestra El último informe de Cap Gemini ‘La gestión de activos en la era digital’ donde se justifica que una mayoría de los clientes de alto patrimonio apuesta porque la mayor parte de las relaciones en la gestión de sus inversiones será digital. Así lo estima un 62% en Europa, un 58% en Estados Unidos y hasta un 83% en Asia. Porcentajes que son más elevados entre los inversores más jóvenes, que constituirán el grueso de la industria en unos años.

La demanda de canales digitales es consistente a través de las distintas bandas de riqueza, lo que demuestra que pese a lo que se piensa, aquellos inversores que poseen más riqueza sí que están interesados en el formato digital.

Gráfico demanda servicios digitales

Las interacciones cara a cara, que han sido durante mucho tiempo el estándar de la industria, van a continuar prevaleciendo, sobre todo para generar compromiso y fidelización entre cliente y gestor, si bien el margen de preferencia por este tipo de interacción se está estrechando y se irá reduciendo en próximas generaciones, según apuntan los datos recogidos, sobre todo como canal de información y de transacción.

Preferencias trato digital clientes

Esto implica un cambio de mentalidad en el sector a través de un proceso de adaptación de los bancos más tradicionales que no hayan realizado ningún avance hacia la digitalización del sector.

Aquellos bancos que vayan más adelantados en este proceso y que ya hayan dado sus primeros pasos en esta etapa , serán los que antes o después tendrán más éxito.

A %d blogueros les gusta esto: