Seleccionar página

En un mundo de bajas rentabilidades, las inversiones alternativas y, en concreto, las propiedades inmobiliarias, se están perfilando como la clase de activo favorita de los grandes inversores institucionales. Esta es una de las principales conclusiones de la cuarta edición del informe Invesco Global Sovereign Asset Management Study que elabora anualmente Invesco Asset Management y que este año ha contado con la participación de los directores de inversión y los estrategas de 77 fondos soberanos, fondos de pensiones y bancos centrales de todo el mundo.

El informe revela que este grupo de inversores, que representan un patrimonio conjunto cercano a los ocho billones de dólares, incrementaron en casi un tercio (29%) sus asignaciones al sector inmobiliario el año pasado en un intento por obtener mejores rendimientos.

De hecho, los fondos soberanos registraron una rentabilidad media del 4,1% en 2015, pese a que la mayoría se habían fijado objetivos de rentabilidad más altos. Y parece que las escasas rentabilidades de la renta fija han tenido mucho que ver en esos resultados: pese a que el estudio no desglosa las rentabilidades por clase de activo, el fondo soberano de Noruega ha cifrado en 0,3% la rentabilidad generada por sus inversiones en renta fija en 2015, frente al 10% de las inversiones inmobiliarias.

De cara al futuro, dos de cada tres participantes en el estudio afirman que planean incrementar sus asignaciones al sector inmobiliario global. Este mayor interés está obligando a muchos a buscar oportunidades más allá de los mercados inmobiliarios tradicionales como Londres o Nueva York. En este sentido Asia se perfila como un destino cada vez más atractivo.

A %d blogueros les gusta esto: