Seleccionar página

El ahorrador español es especial por muchos motivos y no todos son buenos. El primero es no considerar la vivienda como una inversión aunque devore la mayor parte de sus ingresos y el segundo es la relación que hace entre determinados objetivos y productos financieros.

Cuando se pregunta a los españoles si están ahorrando para su jubilación, la mayoría de ellos inmediatamente dirán si tienen o no planes de pensiones, que es la herramienta para lograr ese objetivo. En cambio, su concepción es que los depósitos sirven para ahorrar, en general a corto plazo, mientras que los fondos de inversión son para la especulación como también la bolsa. Sólo los Planes de Previsión Asegurada o PPA aparecen en el universo como alternativa.
Según el informe 2015 de Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, el año pasado se cerró con un volumen de activos de 104.518 millones de euros en Fondos de Pensiones, un 4% más que en 2014 y el cuarto año consecutivo de subida. A estos habría que sumar los cerca de 2.300 millones que habría en PPAs.

distribución de los activos de las familias españolas

Los depósitos siguen siendo la inversión preferida por los españoles y todavía suponen el 38,7% de la cartera de activos financieros de las familias, pero han ido perdiendo peso en favor de planes y de fondos de inversión, toda vez que los bancos han realizado un esfuerzo adicional para promocionarlos como alternativa a los planes de pensiones. Esto se ha traducido en 28.800 millones más y un incremento del 12% si tenemos en cuenta tanto fondos como sociedades de inversión.

El problema está cuando hablamos de ahorro a largo plazo y de jubilación, los planes de pensiones se adelantan a otros productos mucho más eficientes desde todos los puntos de vista. Según el último estudio de Preparación para la Jubilación 2015 de Aegon, un 32% de las personas que están ahorrando para su retiro lo hace mediante los planes de pensiones y otro 32% que lo hace a través de una cuenta de ahorro.

Infografia ahorro para la jubilacion de Aegon

El estudio de ING Tendencias Clave de los españoles ante la jubilación apunta en esa misma dirección. Un 65% de los españoles cree que es necesario contar con un plan de pensiones para ahorrar para la jubilación, aunque después sólo un 24% lo hace. El porcentaje puede parecer exiguo, pero para ponerlo en perspectiva hay que tener en cuenta que un 50% no invierte en nada, así que casi la mitad de quienes sí mueven su dinero tendrían un plan.

La clave que se puede extraer de este estudio es que los españoles contratan, pero después se olvidan de estos productos. Un 80% no sabe si le están cobrando o no comisiones y un 68% desconoce si ganó o perdió dinero el pasado año.

Planes de pensiones: ¿buena o mala idea?

No se puede hablar de un producto intrínsecamente malo o bueno, sino de una alternativa más de inversión con sus ventajas y desventajas.

El objetivo de los planes de pensiones de pensiones es ahorrar a largo plazo con desgravaciones en el IRPF a la hora de realizar aportaciones a esos planes. El problema es que su principal atractivo es al mismo tiempo su debilidad: la fiscalidad. Desde hace años los planes de pensiones se venden como una fórmula para pagar menos impuestos en la declaración de la renta y lo cierto es que las aportaciones sirven para reducir la base imponible y ayudar a tributar menos y, en el mejor de los casos, en una escala inferior del impuesto. La traducción es que quienes más ganan tienen más ventajas.

El problema de los planes llega en el momento del rescate el dinero. La buena noticia es que sólo se pagan impuestos al rescatar el plan, es decir, al cobrarlo, la mala es que se pagan impuestos por los derechos consolidados, que incluyen tanto los beneficios como las aportaciones. Dicho de otra forma, el fisco se quedará con un porcentaje del total, algo que no sucede en otros productos como fondos de inversión o PIAS (Planes de Inversión de Ahorro Sistemático).

Y es que en un fondo de inversión sólo tributarás por las ganancias obtenidas, no por el dinero que hayas ido invirtiendo y a efectos prácticos el funcionamiento de ambos productos es similar. Tanto planes como fondos invierten en una cesta activos financieros en función del su perfil de inversión. El riesgo que asumes no estará determinado por el producto, sino por el tipo de inversión que quieras hacer. En los PIAS, tu puedes ahorrar invirtiendo de golpe una cantidad sin realizar aportaciones o realizando esas aportaciones a un tipo fijo o variable de interés dependiendo de la modalidad elegida y tributando por los rendimientos generados como rendimiento de capital mobiliario o incluso, si esa inversión y aportaciones se mantienen durante más de 5 años, cumpliendo una serie de normas, puedes llegar a obtener importantes desgravaciones fiscales a la hora de pasar por Hacienda.
Los principales inconvenientes de los planes de pensiones están en la posibilidad de perder dinero igual que un fondo o PIAS variable, de hecho, tienden a ser menos rentables.

Este es sólo un ejemplo de cómo pensar sólo en planes de pensiones para tu jubilación limita tu futuro financiero. Además de fondos hay todo un mundo de productos que van desde ETFs (fondos cotizados), fondos de inversión de renta fija, mixtos, monetarios, inmobiliario, etc. De hecho, una buena cartera de inversión estará compuesta por varios de estos activos.

Si tienes planes y quieres saber como puedes ahorrar para la jubilación a través de otros productos, Ignacio te puede ayudar a tomar la mejor decisión para ahorrar en el futuro.

A %d blogueros les gusta esto: