Estoy convencido que en algún momento has oído hablar del 401K americano como el modelo ideal para nuestros ahorros para la jubilación al que se debería tender para flexibilizar los instrumentos que podemos usar para construir nuestros fondos de pensiones complementarios
Pero realmente, ¿qué es y cómo funciona?
Qué son los planes 401k
Los planes 401k son planes de jubilación exclusivamente para empleados en activo. Aunque no todas las empresas lo ofrecen, es habitual que así sea. Está diseñado para ayudar al empleado a ahorrar para la jubilación. Hay que recordar que en Estados Unidos las pensiones públicas son mucho más limitadas que en España, y por tanto es más importante si cabe aportar ahorros complementarios durante la vida laboral para tener un ingreso razonable cuando ésta llegue a su fin.
Funcionamiento del plan 401k
El empleado determina qué cantidad de su salario desea invertir en su cuenta del plan en cada período de paga. Posteriormente, es el empleado el que escoge en qué tipo de inversión quiere aplicar su ahorro, entre varias opciones que le va a ofrecer su empresa, aunque en general se invierten en fondos de inversión. Además, es frecuente que las empresas para incentivar el ahorro para la jubilación hagan una aportación adicional complementaria en proporción a lo que aporta el trabajador, en el mejor de los casos el 100%, o en su defecto el 50%.
Es decir, si el empleado aporta 5.000$, la empresa aporta 5.000$ en el primer supuesto, o 2.500$ en el segundo, como un incentivo además de la rebaja fiscal, para que la mayor parte de la gente contribuya a incrementar su ahorro para la jubilación. De hecho, se estima que el 75% de empresas complementa las aportaciones de sus empleados.

Respecto a la liquidez, si se retira dinero de estos planes antes de cumplir 59 años hay una penalización de un 10% del dinero retirado, además de tener que reportarlo como ingreso del trabajo. Algunos ofrecen la opción de tener liquidez en caso de necesidad en supuestos similares a nuestros planes de pensiones, extremo que se instrumenta mediante un préstamo con garantía de la inversión del plan para evitar la penalización del 10%.
Su dinero lo puede retirar sin asumir ningún tipo de recargos o penalidades después de cumplir los 59.5 años de edad o en caso de su muerte este dinero se distribuye a su esposa(o) o al beneficiario. Si usted decide retirar su dinero antes de cumplir 59.5 años entonces tendrá un sobrecargo de un 10% sobre el dinero que ha acumulado y además de esto tendrá que pagar los impuestos sobre este dinero, razón que justifica la recomendación de esperarse hasta los 59.5 años para hacer ese retiro.

También puede obligarse al empleado a cancelar la cuenta si no se cumplen ciertas condiciones (por ejemplo un saldo muy bajo en la misma).

Diferencia y similitudes con planes de pensiones
La primera diferencia importante con los planes de pensiones que conocemos bien es que los planes de pensiones los puede contratar cualquiera, en cambio, estos planes de jubilación americanos únicamente pueden contratarlos los empleados. Además, en los planes americanos hay mayor variedad de formas de inversión en comparación con los planes de pensiones españoles.
Otra diferencia es que gozan de liquidez (aunque con penalizaciones) frente a los planes de pensiones (salvo unas excepciones muy concretas).
En cuanto a las similitudes, ambos gozan de un tratamiento fiscal beneficioso, que lo que hace es demorar la tributación hasta el momento en que nos jubilemos.

A %d blogueros les gusta esto: