Seleccionar página

Según Vinay Nadkarni, responsable de especialistas de producto de Clearbridge, “Sabemos que los ciclos alcistas suelen acabar con euforia, pero ahora los inversores están siendo temerosos”. En su opinión, la bolsa estadounidense está cotizando en su fair value en conjunto, pero las compañías que están seleccionando en Clearbridge para las carteras de dos de sus productos más conocidos, el Legg Mason Clearbridge US Aggresive Growth y el Legg Mason Clearbridge US Large Cap Growth, “la valoración es más atractiva, sobre todo si se compara con el crecimiento en EE.UU., Japón, Europa y los emergentes”.

“La renta variable debería ser el activo en el que invertir”. Éste afirma que “la renta fija está cara, mientras que la renta variable ofrece mayor potencial de crecimiento”. Además, incide sobre la cuestión de elegir a un gestor experimentado en el stock picking: “Cuando el mercado pasa de estar muy barato a fair value, es fácil seguir la tendencia. Ahora el mercado se mueve lateralmente, y es clave la selección de valores y una correcta construcción de carteras”.

Dicho de otra forma, se está gestando el regreso triunfal del alfa: “El tiempo de la beta se ha acabado, pero es muy difícil predecir el momento exacto en el que va a acabar. Es un buen momento para la gestión activa, aunque hay menos profesionales haciendo un verdadero análisis fundamental que en el pasado”. El experto pone como ejemplo a Microsoft, que reciemente ha sido noticia por su adquisición de LinkedIn: es una compañía que lleva muchos años en el mercado y ha atravesado una transformación del modelo de negocio. “Es difícil reflejar la historia de esta compañía en la valoración, es importante entender su estrategia” y para eso es clave la existencia de gestores que estén familiarizados con historias de largo recorrido. El pilar del proceso de inversión de Clearbridge es precisamente “encontrar compañías en transición, que estén evolucionando y que esa evolución no esté en precio”.

Parecidos y diferencias

El primero es una estrategia bien conocida por los inversores españoles. Se caracteriza por una cartera altamente concentrada: las diez primeras posiciones suponen más del 50% de la cartera. La mayor concentración se corresponde con los sectores que los gestores consideran más importantes; actualmente, las mayores asignaciones se hacen a empresas farmacéuticas, medios de comunicación, tecnología cíclica y energía.

La tecnología ha sido tradicionalmente uno de los campos de actuación de este producto. “Buscamos compañías capaces de generar una gran cantidad de innovación. Si eres growth, no sólo quieres crecimiento de los precios, también volumen de crecimiento y por eso es importante la innovación”. El enfoque de los gestores se centra en compañías tecnológicas que han sido capaces de hacer evolucionar su modelo de negocio, hacia segmentos como la nube, el emarketing o software avanzado.

Sobre las compañías farmacéuticas, el experto aclara que se buscan sobre todo compañías que “están teniendo capacidad para fijar precios en un entorno difícil”, en referencia a la competición con los fabricantes de genéricos. Las farmacéuticas tradicionales se suelen combinar con biotecnológicas: “Las biotecnológicas tienen mucho más potencial y valoraciones más atractivas que las farmacéuticas, pero sólo buscamos los negocios más maduros, predecibles y sostenibles, como Biogen”.

El Legg Mason Clearbridge US Large Cap Growth comparte la filosofía de cartera concentrada, pero con mayor moderación: las diez primeras posiciones suelen equivaler aproximadamente a un tercio de la cartera (entre el 30% y el 35%). Los nombres con sesgo growth en los que se invierte no suelen ser los más evidentes, y además cuenta con restricciones porque actualmente sólo invierte en ocho de los diez grandes sectores entre los que se divide la renta variable estadounidense: utilites y telecomunicaciones se quedan fuera.

“El fondo Aggresive tiene un alfa superior, pero es menos consistente. Tiene un comportamiento superior en mercados alcistas, especialmente ahora porque está sobreponderado en energía”, indica el responsable. De hecho, la apuesta del Legg Mason Clearbridge US Aggresive Growth le desmarca de la competencia: suponía un 16% de la cartera a finales de abril, mientras que en el índice el sector pesa menos del 1%.

En cambio, Nadkarny define al fondo de grandes capitalizadas como “un fondo para todas las temporadas, pues ha batido a su índice a uno, tres y cinco años en todos los tipos de mercados”, por lo que genera un alfa más consistente. El experto puntualiza que no es un fondo conservador, y cuando se le pregunta si con este tipo de estrategia de grandes capitalizadas se puede dormir tranquilo, indica: “Con la renta variable nunca duermes del todo bien por la noche, porque siempre tienes que preocuparte por algo”. Sin embargo, cree que es un producto más apropiado para los inversores que quieren adentrarse en la renta variable, pero con un enfoque más moderado. El fondo tiene un porcentaje de rotación de activos muy bajo, de entre el 15% y el 30%, y la mayor parte de movimientos son ajustes a posiciones ya existentes.

A %d blogueros les gusta esto: