Seleccionar página

Con la incorporación de México a las tácticas arancelarias de Washington, las tensiones comerciales claramente están aumentando, no disminuyendo. ¿Podría ser esta la última gota que lleve a la Reserva Federal a rebajar los tipos de interés?
1. Fundamentales
El índice PMI global manufacturero, uno de los mejores indicadores adelantados de crecimiento en todo el mundo, se contrajo en mayo por primera vez desde 2012. Históricamente, este dato solo ha caído por debajo del nivel crucial de 50 en momentos de recesión o durante ciclos de reducción de los tipos de interés. Si vamos más allá del titular que arroja este dato, las respuestas a la encuesta incluyeron comentarios que resaltaban el impacto negativo del incierto contexto comercial sobre la inversión y la confianza, lo que sugiere que la perspectiva también es bastante sombría. Combinado con el escenario de inflación favorable, ¿representan esta escalada del conflicto comercial y su efecto sobre el crecimiento el elemento que necesita la Reserva Federal para rebajar los tipos de interés este año? Es posible, aunque las condiciones financieras aún no se han debilitado sustancialmente y siguen siendo más favorables que en diciembre de 2018, por lo que podemos ver la situación de dos modos.
2. Valoraciones cuantitativas
La tir del bono del Tesoro estadounidense a 10 años ha bajado más de 100 puntos básicos desde su máximo del 3,24% de noviembre de 2018, hasta el 2,13% del 5 de junio. Los mercados descuentan ahora más de dos recortes de tipos por parte de la Reserva Federal hasta final de año, principalmente por el discurso de su presidente, Jerome Powell, del 4 de junio, en el que afirmó que el banco central “actuará según corresponda para sostener la expansión”. Muchos interpretaron sus comentarios como una indicación de inminentes recortes de tipos, aunque no pensamos que se mostrara moderado en términos globales, por lo que puede que haya habido una reacción algo exagerada en los mercados financieros, ya que la renta variable registró la mejor rentabilidad en un solo día desde enero.
3. Factores técnicos
Los inversores están posicionados en gran medida en duración larga, al igual que durante gran parte de este año. Si bien el posicionamiento de consenso plantea un riesgo, es probable que solo se convierta en un problema cuando no haya más catalizadores para minorar las rentabilidades. En lo que respecta a flujos, la actividad reciente ha mostrado cierta aversión al riesgo: la renta variable, la deuda high yield y la deuda de mercados emergentes registraron salidas en la semana finalizada el 3 de junio. Sin embargo, el dinero sigue llegando a las estrategias de renta fija y deuda pública «unconstrained», lo que sugiere que la demanda de bonos —y duración— sigue presente.
4. ¿Qué significa esto para los inversores en renta fija?
Los acontecimientos a lo largo de la semana —en términos tanto de una mayor escalada de las tensiones comerciales como de la función reactiva de los bancos centrales— apuntan una mayor probabilidad de que la Reserva Federal recorte los tipos más pronto que tarde. Independientemente del momento en que se produzca una rebaja del precio del dinero (que sería la primera en Estados Unidos desde 2008), será fundamental considerar si la reducción es puntual o el inicio de un ciclo de bajadas de los tipos. Esta diferencia podría tener repercusiones importantes para los activos de riesgo y los mercados de divisas: un recorte puntual podría impulsar los activos de riesgo y debilitar el dólar estadounidense, ya que indicaría que la Reserva Federal está dispuesta a respaldar a los mercados y prolongar la expansión; por su parte, el inicio de un ciclo de bajadas de los tipos de interés probablemente sería negativo para los activos de riesgo y positivo para el dólar estadounidense, ya que sugeriría que hemos llegado al final del ciclo económico.
Publicado por J.P.Morgan Asset Management

A %d blogueros les gusta esto: