Seleccionar página

vez que el país pasa dos años consecutivos de recesión desde 1930-31, cuando el mundo sentía los efectos de la Gran Depresión.

Brasil figura como uno de los países que tuvo peor desempeño económico en 2015 a nivel regional (después de Venezuela) y del club BRICS de naciones emergentes (que incluye además a Rusia, India, China y Sudáfrica).

Tras conocerse los nuevos datos sobre la contracción brasileña en 2015, la peor registrada desde 1990 (cuando fue de 4,3%), el ministro brasileño de Comunicación aseguró que «la economía va a recuperarse».

Diversos economistas sostienen que, más allá de China o la baja de los precios de las materias primas que afecta a la región en general, hay factores estructurales que explican la fuerte caída del PIB brasileño.

Entre estos cuatro factores están:

1.- Modelo agotado.
2.- Crisis política.
3.- Corrupción.
4.- Crisis de confianza.

Pese a todos estos problemas, se empiezan a ver signos de mejora en la economía que nos hacen ser más neutrales y menos pesimistas.

Reformas económicas en curso:
1. Renegociación de la deuda con los estados regionales. Aunque supondrá un efecto negativo en las cuentas federales, esto ya está recogido en el objetivo de déficit de 2016 (no habrán sorpresas), y en cambio ofrece mayor soporte regional (y en el congreso) al gobierno. Temer para desbloquear el congreso y las reformes pendientes, aparte, del desahogo para los gobiernos locales.
2. Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) para el nuevo límite anual de gasto público para los próximos 20 años (en donde el límite se fija en un crecimiento real del gasto público no superior al 0%). El nuevo presidente del congreso ha dado máxima prioridad a la votación de esta PEC, que se realizará próximamente.
3. Reforma sobre el Sistema Público de Pensiones (con el establecimiento de edad mínima de jubilación, etc…). Esta reforma –de suma importancia para fijar las dinámicas fiscales hacia una mayor estabilidad- también ha recibido la máxima prioridad por parte del nuevo
gobierno y el presidente del congreso.
4. Titulizaciones de activos netos en manos del Gobierno (por unos US$60bn), lo que podrà suponer un alivio adicional para las cuentas públicas y garantizar el cumplimento de los objetivos de déficit.
5. Nueva presidencia del Banco Central (en manos del Sr. Goldfajn, un “hawkish” declarado). En su primera reunión COPOM el nuevo equipo de gobierno del banco ya dejó claras sus intenciones al votar unánimemente mantener los tipos en el 14.25% -a pesar de las dificultades económicas-. Ello sugiere un aumento en la credibilidad de la institución en su objetivo de fijar definitivamente el problema de la inflación (que ya está mostrando signos de mejora al haberse moderado al 8.8% y/y desde el 11% visto a principios de este año). En nuestra opinión, este approach ciertamente puede retrasar las ansiadas rebajas de tipos de interés (más tarde que pronto), pero asegura que cuando estas empiecen probablemente sean más profundas (lo que supondrá un buenimpulso para la economía, los ingresos fiscales, los bonos de gobierno, etc…). Es justo también notar que el nuevo gobierno de Temer ha declarado la necesidad de respetar la total autonomía del Banco Central y sus decisiones de política económica. Esto es importante pues evita cometer errores, como ocurrió durante el primer mandato de Dilma, de instrumentalización del banco central y su capacidad de fijar la política monetaria. En 2012, y de acuerdo con la “matriz económica” de Dilma, los tipos se recortaron en 525pb, generando un desequilibrio en losflujos de crédito y la inflación que obligaron después al BC a subir los
tipos ¡en 700pb! provocando, junto a otros factores, una fuerte recesión.
Reformas Políticas:
1. Aecio Neves (presidente del principal grupo parlamentario de la oposición –PSDB-), y el presidente Temer se han reunido para poner en la agenda de la reforma política una ley que permita la reducción del número de partidos (hoy son 35, lo que supone un problema en términos
de dificultad para configurar gobierno, bloqueos en el Congreso, etc.) Ésta reforma persigue denegar la representación política (y los fondos públicos) a aquellos partidos que no obtengan un mínimo de escaños.
Últimos datos fiscales (¿Un cambio en la buena dirección?)
1. El dato de déficit de junio (-8.8 bn BRL) ha sido considerado por los analistas de “muy mal dato”, ya que ha sido la segunda peor lectura de la serie para el mes de junio. Sin embargo, mirando a la secuencia de altafrecuencia (evolución mes a mes, o trimestre a trimestre) vemos que los -8.8bn BRL suponen un mejor dato respecto a mayo (donde el déficit fuede -15.4bn BRL), y también ha sido mejor dato del que se esperaba (- 13.5bn BRL). El dato está alineado con el objetivo de déficit 2016.

2. El dibujo general sería que las condiciones económicas se estarían empezando a estabilizar, con la producción industrial en tasa cero (deja de caer), incluso hemos visto algún mes ya con expansión (abril). Los“trackers” de PIB de las firmas de research con las que trabajamos
sugieren un ritmo de contracción y/y del -3.5% en el segundo trimestre (comparado con el -5.1% del primer trimestre). Ello sugiere que en términos inter-trimestrales se estaría ya creciendo. El sector exterior sigue mostrando una fuerte dinámica de expansión (déficit externo en –
1.7% del PIB, desde el -5% en el pasado reciente), apuntando a una menor necesidad de financiación exterior.
En definitiva, esperamos una gradual recuperación en los ritmos de actividad en la segunda mitad del 2016 y en 2017, así como una mejora en las métricas fiscales (lo que obligará a las agencias de rating a revisar alalza el rating para Brasil). Esto, a priori, debería seguir siendo sostenible para los activos de este mercado (que han venido haciendo rally durante todo el 2016).

A %d blogueros les gusta esto: