En una situación como la actual de tipos bajos y de elevada volatilidad, pese al clima más tranquilo del verano de este año, es necesario buscar opciones de inversión que cumplan con los criterios de baja volatilidad, descorrelación con el mercado y con un objetivo de preservación de patrimonio.

Por esta razón, a continuación voy a detallar una lista compuesta por once fondos de inversión que considero que son muy adecuados para invertir en estos momentos.
Se trata de una selección de fondos con la que se persigue una rentabilidad positiva dando prioridad a la preservación de capital. Sin embargo, hay que destacar que si se revisa su histórico, la consistencia en momentos complicados es muy importante.

Este grupo de estrategias está compuesto por once fondos de retorno absoluto o mixtos que acumulan una rentabilidad media hasta julio del 2,6% y de un 5,4% desde 2007 hasta 2015. seis de ellos tienen un perfil defensivo, dos de ellos conservador y otros tres con un carácter más dinámico.

JPM Global Macro Opportunities es el fondo que tiene el perfil más arriesgado de los once, un fondo que invierte siguiendo temas macro sin límites en renta fija, renta variable y divisas, utilizando tanto estrategias tradicionales como sofisticadas. “No puede ser considerado como un retorno absoluto convencional, adecuado para los perfiles menos conservadores (dinámico y agresivo)”.

Con un perfil equilibrado están dos fondos muy flexibles cuyo objetivo básico es la preservación del capital a la vez que intentan obtener rentabilidades positivas en cualquier ciclo de mercado, utilizando para ello, una diversificación entre distintas clases de activo. Estos dos fondos tienen un enfoque basado en el retorno absoluto. Se trata del BNY Mellon Global Real Return y el MFS Global Total Return.
Del BNY Mellon Global Real Return merece destacar que es uno de los buques insignia de BNY Mellon y desde su lanzamiento, ha acabado todos los años con rentabilidades positivas. Motivo por el cual se considera un candidato muy adecuado para formar el núcleo de una cartera diversificada.
En cuanto al MFS Global Total Return, tiene un el objetivo primordial de la preservación del capital mientras que pretende conseguir una rentabilidad positiva en cualquier entorno del mercado. Para sacar partido de su flexibilidad, utiliza varias estrategias a la hora de componer la cartera y este carácter es el que le permite a su gestor realizar cambios con mucha rapidez.

Entre mis preferencias conservadoras están el Nordea-1 Stable Return Fund y el Bankinter Mixto Renta Fija. Este último, gestionado por la gestora de Bankinter, invierte como máximo un 30% de su cartera en renta variable, principalmente en emisores europeos pertenecientes a la UE, aunque no se descarta la exposición a compañías de otras países de la OCDE o que no pertenezcan a ella, así como emergentes. Por su parte, del mixto flexible con un comportamiento de retorno absoluto de Nordea Asset Management resaltan cuatro características que le distinguen: preservación de capital, descorrelación de los mercados, volatilidad controlada y rentabilidades pequeñas pero constantes.

A la categoría de retorno absoluto pertenecen dos de los cinco defensivos, el Julius Baer Multistock – Absolute Return Europe Equity Fund y el BNY Mellon Absolute Return Equity. Este último, centrado en Europa y Reino Unido, invierte con un objetivo de proporcionar una rentabilidad absoluta en todas las condiciones del mercado y para ello utilizan una estrategia principal en pares de valores. El mismo enfoque sigue el primer fondo de retorno absoluto europeo, una estrategia long-short con acciones que realiza pares de valores por sectores y por países para conseguir ser neutrales a mercado (beta cero).

Carmignac Securité, Carmignac Capital Plus, y Robeco Global Total Return Bond, son los cuatro de esta lista. Los dos gestionados por la firma francesa son de renta fija europea (puede invertir hasta un 10% en renta variable) y global (bonos de gobierno de desarrollados o emergentes, corporativos, divisas y efectivo), y tienen un objetivo de obtener una rentabilidad regular preservando el capital en el primer caso y de batir en un 1,5% al índice Eonia en el segundo.

El Carmignac Securité se lanzó en 1998, momento desde el que nunca ha obtenido una rentabilidad anual negativa, por ello creen que es apropiado para proteger capital en un contexto de mercado adverso. En cuanto al Carmignac Capital Plus, puntualizan que no puede invertir directamente en renta variable aunque si podría invertir hasta un 10% en futuros sobre índices. Por otro lado, apuntan, lleva un control para minimizar la correlación entre sus posiciones.

Del Robeco Global Total Return detallan que es un fondo de renta fija flexible global que aplica un asset allocation muy dinámico entre bonos corporativos y soberanos de todo el mundo y cuyo objetivo es obtener retornos óptimos con volatilidades controladas. Además, que su proceso de inversión es top-down y que realiza un análisis tanto técnico como fundamental.

Juanedc, Flickr, Creative Commons.

——————————————————————————–

Aunque por ahora está siendo un agosto tranquilo, sobre todo si se compara con la corrección de las bolsas mundiales tras el desplome bursátil y el miedo a un frenazo económico de China del año pasado, los próximos meses no están exentos de incertidumbres.

En un entorno como el actual de tipos bajos y de elevada volatilidad, pese al clima más tranquilo del verano, “se hace más necesaria que nunca la búsqueda de alternativas de inversión que cumplan con los criterios de baja volatilidad, descorrelación con el mercado y con un objetivo de preservación de patrimonio”, considera Bankinter.

Se trata de una selección de fondos con la que se persigue una rentabilidad positiva dando prioridad a la preservación de capital. Sin embargo, destacan que si se revisa su histórico, “la consistencia en momentos complicados es muy importante.

Este grupo de estrategias está compuesto por diez fondos de retorno absoluto o mixtos que acumulan una rentabilidad media hasta julio del 2,1% y de un 4,6% desde 2007 hasta 2015. Cinco de ellos, según la firma, tienen un corte defensivo, dos de ellos conservador y otro dinámico.

JPM Global Macro Opportunities es el fondo que tiene el perfil más arriesgado de los ocho, un producto que invierte siguiendo temas macro sin límites en renta fija, renta variable y divisas, tanto mediante estrategias tradicionales como sofisticadas. “No puede ser considerado como un retorno absoluto convencional, adecuado para los perfiles menos conservadores (dinámico y agresivo)”.

Dentro de los fondos con un perfil equilibrado, los más adecuados para componer una cartera estable y a largo plazo son el BNY Mellon Global Real Return y el MFS Global Total Return. Estos dos fondos tienen la característica de ser muy flexibles y con unas carteras muy diversificadas por clases de activo y tipos de estrategias.
Otro matiz muy importante es el de que se comportan muy bien ante cualquier entorno de mercado en el que sus gestores saben sacar partido.
Ambas carteras están compuestas por títulos de renta fija, renta variable y derivados que utilizan para disminuir la volatilidad.

Entre mis preferencias conservadoras están el Nordea-1 Stable Return Fund y el Bankinter Mixto Renta Fija. Este último, gestionado por Bankinter Gestión de Activos, invierte como máximo un 30% de su cartera en renta variable, principalmente en emisores europeos pertenecientes a la UE, aunque no se descarta la exposición a compañías de otras países de la OCDE o que no pertenezcan a ella, así como emergentes. Por su parte, del mixto flexible con un comportamiento de retorno absoluto de Nordea Asset Management resaltan cuatro características que le distinguen: preservación de capital, descorrelación de los mercados, volatilidad controlada y rentabilidades pequeñas pero constantes.

A esta categoría si que pertenecen dos de los cinco defensivos, el Julius Baer Multistock – Absolute Return Europe Equity Fund y el BNY Mellon Absolute Return Equity. Este último, centrado en Europa y Reino Unido, invierte con un objetivo de proporcionar una rentabilidad absoluta en todas las condiciones del mercado y para ello utilizan una estrategia principal en pares de valores. El mismo enfoque sigue el primer fondo de retorno absoluto europeo, una estrategia long-short con acciones que realiza pares de valores por sectores y por países para conseguir ser neutrales a mercado (beta cero), especifican.

Carmignac Securité, Carmignac Capital Plus y Robeco Global Total Return Bond, son los tres restantes que cumplen las condiciones marcadas por Bankinter. Los dos gestionados por la firma francesa son de renta fija europea (puede invertir hasta un 10% en renta variable) y global (bonos de gobierno de desarrollados o emergentes, corporativos, divisas y efectivo), y tienen un objetivo de obtener una rentabilidad regular preservando el capital en el primer caso y de batir en un 1,5% al índice Eonia en el segundo.

El Carmignac Securité se lanzó en (1998) momento desde el que nunca ha obtenido una rentabilidad anual negativa, por ello creo fírmemente que es un producto muy apropiado para proteger capital en un contexto de mercado adverso. En cuanto al Carmignac Capital Plus, no puede invertir directamente en renta variable aunque si podría invertir hasta un 10% en futuros sobre índices. Por otro lado, lleva un control para minimizar la correlación entre sus posiciones.

El Robeco Global Total Return es un fondo de renta fija flexible global que aplica un asset allocation muy dinámico entre bonos corporativos y soberanos de todo el mundo y cuyo objetivo es obtener retornos óptimos con volatilidades controladas. Además, que su proceso de inversión es top-down y que realiza un análisis tanto técnico como fundamental.
Ambas estrategias tienen un objetivo de volatilidad que se mueve entre el 4 y el 5%, y pueden ofrecer una rentabilidad cercana al 6-7%.

A %d blogueros les gusta esto: